La Casa Europa

La Casa Europa

dimarts, 14 de març de 2017

Sionismo y Nazismo, una alianza de intereses: El Lehi de Stern y Shamir

Cuando los británicos conquistaron el Oriente Medio en 1917, crearon dos estados, el primero llamado "Palestina" fue en un área que incluye el moderno Israel, la Ribera Occidental y Gaza, y Jordania. La segunda etapa llamada "Mesopotamia" se hizo de varias regiones otomanas alrededor de Bagdad. Más adelante fue retituló "Irak". Después de la Primera Guerra Mundial, la Liga de las Naciones asignó formalmente el mandato de Palestina en el Reino Unido, con la aprobación de los términos de la Declaración Balfour y, además, exigió la creación de una Agencia Independiente de judíos que administraría los asuntos judíos en Palestina. Gran Bretaña firmó unos tratados adicionales con EEUU (que no se unió a la Liga de las Naciones Unidas) en la que EEUU aprobaron los términos del mandato.

La Agencia Judía fue administrada por un consejo de 224 representantes, la mitad elegidos por el Congreso Sionista y la mitad por judíos (no sólo los sionistas) en varios países. La Agencia concedió permisos de inmigración (el número de permisos fue fijado por los británicos) y distribuyó los fondos donados por hebreos en el extranjero.

Desde 1927, los judíos de Palestina adultos (incluidas las mujeres) eligieron un miembro de la Asamblea General cada cuatro años, que nombró el Vaad Leumi (Comité Nacional), que funcionaba como un gobierno y aumentó los impuestos (con permiso británico). La mayor parte de los ingresos obtenidos por el Mandato venían de la minoría judía, pero se destinaron a la financiación de la administración británica y los servicios de la mayoría árabe, por lo que el Vaad administró servicios independientes para la población judía.

La educación y la atención de la salud para la población judía se encontraban en manos de los partidos sionistas principales: los sionistas Generales, Mizrahi y los sionistas socialistas todos operadores de su propia educación pública, la salud y (a excepción del Mizrahi ) las organizaciones deportivas, financiadas por los impuestos municipales, las donaciones y honorarios.

Después de una campaña de Haim Weizmann el movimiento sionista estableció también la Universidad Hebrea de Jerusalén y el Technion en Haifa. Si bien las oportunidades educativas para la población árabe mejoraron bajo el mandato, muchos eran analfabetos (como fue el caso en todo el Imperio Británico) y las universidades no fueron creadas. La educación moderna no era de libre acceso a cualquier edad y la mayoría de la educación era la enseñanza religiosa tradicional.

El crecimiento de la resistencia árabe y restricciones a la migración judía

Tras los disturbios árabes de 1921, las autoridades del Mandato Británico promulgaron un sistema de cuotas de inmigración para asegurar que la inmigración judía no perjudicaba la economía de Palestina. Se hizo una excepción para los judíos con más de 1000 libras en efectivo (una suma mayor en aquellos días que no impedía que se dieran a los que no las tenían, saltándose las cuotas fácilmente, más cuando la economía de los sionistas provenía y se 'organizaba desde una caja común), o profesionales con más de 500 libras, que serían permitidos a pesar de las cuotas. Se tomó la decisión de eliminar Transjordania (hoy Jordania) del mandato y crear un estado semi-independiente allí.

Los ataques árabes contra los asentamientos judíos aislados y el fracaso británico para proteger a los numerosos judíos, condujo a la creación de la Haganá (la Defensa) una milicia judía principalmente dedicada a la defensa de los asentamientos judíos. A raíz de los disturbios árabes de 1929, el líder sionista revisionista Jabotinsky creó una milicia de extrema derecha llamada Irgun Tzvaí Leumi (Organización Militar Nacional, conocida en hebreo por su acrónimo "Etzel"), este grupo más reducido temporalmente se fusionó con la Haganá los años treinta.

La inmigración judía creció lentamente en la década de 1920. Sin embargo, la persecución creciente de Judíos europeos por las potencias europeas fascistas (como el Tercer Reich) dio lugar a un marcado aumento de la inmigración judía.

El rápido aumento de la migración judía condujo a una revuelta árabe a gran escala en Palestina desde 1936-1939.El líder judío, Ben-Gurion respondió a la revuelta con Havlagah, una política de no responder a los ataques árabes con el fin de evitar la polarización. El Etzel abandonó la Haganá debido a su incapacidad para vengar los ataques árabes a judíos.

Preocupada por que la revuelta dañaría las relaciones Anglo-Árabes / musulmanes, Gran Bretaña respondió mediante la creación de una Comisión Real presidida por Lord Peel. La Comisión Peel recomendó la partición de Palestina en dos regiones separadas autónomas para judíos y árabes, con Gran Bretaña manteniendo el control total sobre el territorio y una transferencia de población para garantizar la total separación entre las comunidades. Las propuestas fueron rechazadas por impracticables por el Parlamento británico. Las comisiones británicas nunca analizaban las causas de la migración judía.

Carta de Balfour a Edmund Meyer Rothschild, 2 de noviembre de 1917

El Libro Blanco de 1939 y el Holocausto

En los primeros años, después de que Hitler llegó al poder en 1933, no se ha pronunciado y documentado suficientemente el esfuerzo por parte de los sionistas (como la Banda Stern) para colaborar con el régimen nazi y para convencer a los judíos en salir voluntariamente de Alemania y emigrar a Palestina. La bandera sionista había permitido incluso volar a Alemania. Hitler utilizó los males económicos de Alemania como una excusa para limitar severamente la suma de la riqueza que los judíos alemanes podrían transferir fuera del país, hasta el punto de hacer efectiva la confiscación de su patrimonio.

En 1939, el miedo a la inmigración hebrea masiva y un deseo de buena voluntad hacia los árabes llevaron a Gran Bretaña a tratar de acabar con la inmigración. El resultado fue el Libro Blanco de 1939 que limitó la inmigración judía a 75.000 en los próximos cinco años (más del nivel que daba el consentimiento árabe) y la promesa de establecer una Palestina independiente, bajo el gobierno de mayoría árabe, en diez años. Tanto el liderazgo judío como el palestino y los árabes rechazaron el Libro Blanco.

El Libro Blanco de 1939 rompió con los términos del mandato británico tal como fue decretado por la Liga de las Naciones Unidas y la Declaración Balfour. Sin embargo, la Agencia Judía de Ben-Gurion apoyó a Gran Bretaña y la juventud judía de la guerra de Palestina fueron llamados como voluntarios para el ejército británico (tanto hombres como mujeres). El Etzel también apoyó esta política, pero un pequeño grupo dedicado a la lucha contra los británicos se separó y formó el Lehi (grupo Stern), dirigido por Abraham Stern. De acuerdo con Arthur Koestler, los padres de Stern habían estado en un barco británico que volvió a Europa en la década de 1930 donde fueron asesinados por los nazis.

El Libro Blanco se publicó el 9 de noviembre de 1938, dos semanas después de que Alemania se anexionara los Sudetes. La noche que se publicó tuvo lugar un pogrom masivo en Alemania y entre 25 a 30.000 judíos fueron enviados a campos de trabajo, 200 sinagogas fueron destruidas y 91 judíos asesinados. El Libro Blanco fue aprobado como ley por el Parlamento en mayo de 1939, pocas semanas después Gran Bretaña aceptó la anexión a Alemania del resto de Checoslovaquia (provocando un aumento de 100.000 Judíos sin nacionalidad). En marzo de 1940, el Alto Comisionado Británico para Palestina emitió un edicto prohibiendo a los judíos la compra de tierras en el 95% de Palestina.

En 1943 la URSS liberó al líder sionista revisionista Menahem Begin del Gulag y emigró a Palestina, tomando el mando de la Organización con una política de aumento de los conflictos contra los británicos. Casi al mismo tiempo, Yitzhak (Isaac) Shamir escapó del campo de Eritrea, donde los británicos habían estado manteniéndolo sin juicio y asumió el mando del Lehi (grupo Stern).

Moises Montefiore, uno de los principales promotores del sionismo en Inglaterra era también uno de los que dotaba a los judíos que querían ir a Palestina, saltándose la cuota puesta por Gran Bretaña por las presiones y descontento de los palestinos y los árabes.

El Lehi de Stern y Shamir


Los británicos, por medio del Libro Blanco, seguían impidiendo la inmigración de judíos a Palestina durante la guerra, pero la posición del sector sionista mayoritario fue, en palabras de Ben Gurion: "Ayudar a los británicos, como si no hubiera Libro Blanco, y oponerse al Libro Blanco como si no hubiera guerra», táctica que rechazó el Lehi.

El Lehi consideraba al Gobierno británico el único y principal enemigo, mientras que a Hitler sólo lo veían como uno de tantos perseguidores que había sufrido el pueblo judío, con lo que incluso podían plantear alianzas tácticas, confiados en que la idea nacionalsocialista de dejar Europa Judenrein (sin judíos) podría ser funcional con sus planes de facilitar el retorno masivo de judíos en Palestina. Esto explica que, a principios de 1941, los principales líderes del Lehi tuvieran contactos con las autoridades del Tercer Reich, con el objetivo de conseguir la expulsión de los judíos de Europa hacia Palestina, ofreciendo a cambio la resistencia judía en el Oriente Medio contra el imperio inglés. Sin embargo, todas estas tentativas fracasaron.

En febrero de 1942 la policía secreta británica descubrió el lugar de escondite de Abraham Stern y lo asesinó (su sucesor fue Isaac Shamir, que muchos años después se convertiría en primer ministro del Estado de Israel), arrestando al mismo tiempo a muchos miembros de la organización. En noviembre de 1944 integrantes del Lehi mataron a Lord Moyne, ministro británico de asuntos de Oriente Medio, después de descubrir actos graves de antisionismo. Los atacantes posteriormente fueron atrapados y colgados en El Cairo en 1945.

Los integrantes del Lehi continuaron con sus actividades contra los británicos. Desde noviembre de 1945 hasta agosto de 1946 el Lehi actuó como "movimiento de revuelta hebrea" (Tnuat Hamer), movimiento común de la Haganá, el Irgun y el Lehi que, tras la Segunda Guerra Mundial, tuvo como objetivo común la expulsión del régimen británico de Palestina y la independencia judía. Entre las actividades del Lehi durante sus años de existencia se destacan los ataques a las bases militares británicas, la explosión del aeropuerto británico cercano a Kfar Sirk, el sabotaje a las refinerías de Haifa y la destrucción de los talleres de trenes de esta ciudad y otros de menor relevancia. También se le atribuye a la organización del asesinato del comisionado de la ONU Folke Bernadotte. En los meses posteriores a mayo de 1948 los integrantes del Lehi se unieron al Tzahal (ejército israelí).

Entre el 9 y 11 de abril de 1948 en Der Yassin, cerca de Jerusalén, entre 107 y 120 civiles aldeanos palestinos desarmados murieron en lo que se llamó la masacre de Der Yassin, La estimación generalmente aceptada por los estudiosos, en cambio es de 254 palestinos asesinados. La acción fue provista por 132 milicianos (72 del Irgun y 60 del Lehi junto con algunas mujeres de apoyo). El 17 de septiembre 1948 el Lehi asesinó al dirigente de la Cruz Roja Folke Bernadotte, mediador de las Naciones Unidas que negoció con los alemanes la liberación de 31.000 hebreos de los campos de concentración al terminar la Segunda Guerra Mundial.

Entre 1939 y 1945, el 72% de los hebreos en la Europa ocupada por los nazis fueron asesinados. 20-25% de los muertos eran niños. Aproximadamente la mitad de todos los hebreos europeos fueron asesinados. Más de un millón de hebreos sirvieron en los ejércitos aliados, principalmente en los ejércitos soviéticos y EEUU. 200.000 murieron mientras servían en el ejército soviético.

El Holocausto tuvo un impacto decisivo en el mundo hebreo (y después). En EEUU y Palestina, hebreos de origen europeo se desconectaron de sus familias y raíces. Los sefardíes, procedente de la expulsión de España en el siglo XV, que habían sido una minoría, se convirtieron en un factor mucho más significativo en el mundo hebreo. En las comunidades hebraicas de Polonia y Alemania, que habían tenido un papel importante en la definición del mundo anterior a 1945, los hebreos dejaron de existir. En el mundo árabe el estado de los hebreos fue socavado; como el norte de África, estuvo bajo control nazi y, en 1941 se hizo un golpe de estado pro-Eje fascista en Irak, acompañado por masacres de hebreos.